• Editorial

Rusia pide que EU también recorte su producción de petróleo para realizar acuerdo con Arabia.


Son días de máxima tensión para los mercados petroleros mientras se espera una clara resolución de los encuentros que los miembros de la OPEP sostienen este jueves. Pero en medio de esa incertidumbre que comenzó hace largas semanas, una bocanada de aire fresco parece desprenderse de las últimas pláticas para un acuerdo entre Rusia y Arabia Saudita.


Fue la agencia de noticias Reuters quien informó que ambas naciones ya se están moviendo rumbo a este acuerdo, citando fuentes rusas y del cártel petrolero: "Habrían logrado superar las diferencias", señala el reporte. Los mercados esperan ansiosos un acuerdo formal.


Este jueves, la agencia noticiosa dio a conocer de un acuerdo global que buscaría recortar la producción en 20 millones de barriles diarios, que representa el 20% de los suministros mundiales. Lo que todavía no se especifica -y sería clave para confirmar el acuerdo- es si Estados Unidos también participará del pacto.


La nación estadounidense se vuelve clave por las presiones principalmente de Rusia, quien estaría en disposición de recortar su producción en 1.6 millones de barriles al día, aproximadamente el 15% del total de su producción, de acuerdo con fuentes del Ministerio de Energía de ese país.


Por su parte, Arabia Saudí podría recortar su producción en cuatro millones de barriles diarios sobre el récord de 12.3 alcanzado este mes.


Sin embargo, Rusia promete esos recortes sólo si Estados Unidos se une al acuerdo. Incluso el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que un nuevo acuerdo sobre recortes era "apenas posible" sin que otros participaran.


Hasta ahora Donald Trump no ha mandado ninguna señal en este sentido. Además, Reuters señala que las leyes estadounidenses impiden la coordinación entre empresas privadas. Y de acuerdo con las fuentes de la OPEP, lo único claro -al menos de momento- es que cualquier acuerdo sobre recortes importantes requeriría la participación de Washington.


En esa línea, la agencia señala: "Trump no ha mostrado ningún apetito por los recortes estadounidenses, sino que dijo que tenía muchas opciones si Arabia Saudita y Rusia no reducían los suministros". Y agrega que los senadores estadounidenses pidieron a la Casa Blanca que imponga sanciones a Riad, retire a las tropas estadounidenses del reino e imponga aranceles de importación al petróleo saudí.


Como sea, la posibilidad de que Rusia y Arabia estén cerca de un acuerdo luego de meses encabezando una guerra petrolera, les ha dado un buen respiro a los petroleros, pues esta mañana el precio del crudo se impulsó: el crudo Brent gana 7.22%, a 35.21 dólares por barril, mientras que el WTI, sube 8.01%, a 27.10 dólares, luego de escalar hasta 12%.


La guerra petrolera ha sumergido en una crisis al sector, que también padece las consecuencias del coronavirus, lo que ha puesto en riesgo los negocios petroleros, entre ellos los refineros. En ese sentido, las empresas han optado por mandar al almacén sus producciones, en espera de un momento mejor para el sector. El problema es que los inventarios ya empiezan a ubicarse en máximos, por lo que ya urgen una resolución en la OPEP.

Entradas recientes

Presentado por:

© 2030 Brújula Política se reserva todos los derechos de autor.

® Brújula Política es una marca registrada.