• Editorial

"Las diferencias son válidas pero estamos poniendo orden": AMLO responde a críticas de Landau.


El presidente Andrés Manuel López Obrador respondió a las duras críticas lanzadas ayer por el embajador de los Estados Unidos en México, Christopher Landau, quien dijo durante el foro virtual de la Confederación de Cámaras Industriales que debido a los cambios impulsados por la 4T este no era un buen momento para invertir en el país.


"Es muy válido el que existan estas inconformidades en una sociedad democrática y libertades para expresar las diferencias, eso es lo que están haciendo algunas empresas, que no están conformes con la nueva política del gobierno federal en materia de petróleo, electricidad, lo que tiene que ver con el sector energética", dijo el mandatario al ser consultado sobre los dichos de Landau en la mañanera del viernes.


Ensayando una defensa contra los comentarios del embajador, quien sostuvo que en los últimos meses, especialmente en el sector energético, el gobierno viene impulsado cambios que provocan incertidumbre en el sector empresarial, el líder de la 4T aseguró que están trabajando para terminar la corrupción entre el Estado mexicano y las compañías privadas.


"Nosotros no estamos violando ningún ordenamiento legal, estamos poniendo orden porque sentimos que hubo excesos, que hubo mucha corrupción en el sector energético. Es de dominio público que empresas extranjeras y nacionales hicieron jugosos negocios al amparo del poder público, que hubo contubernio, que hubo complicidades, es el caso de Odebrecht, es el caso de la planta que se compró a precios elevadísimos de fertilizantes y muchos otros", respondió AMLO.


Y reiteró: "Entonces estamos poniendo orden, porque no vamos a permitir que sigan haciéndose estos negocios que permiten lucrar y afectan el interés general, la hacienda pública, porque por esa corrupción que imperaba en la Comisión Federal de Electricidad, en Pemex se afectó mucho al pueblo de México porque toda esa corrupción se sostenía con el cobro de tarifas elevadas de energía eléctrica, el aumento constante en los precios de los combustibles, gasolinazo, el pueblo pagaba los platos rotos".


De todas formas, y tal como lo dijera ayer sobre la controversia con Iberdrola, el presidente dijo que estaba abierto al diálogo y llegar a un acuerdo, pero siempre "defiendo lo que es justo".


"Estamos abiertos al diálogo, vamos a hablar con todas las empresas y nos vamos a poner de acuerdo, pero es necesario subrayar que el propósito era privatizar por completo el sector energético nacional, es decir, acabar con la Comisión Federal de Electricidad y con Pemex, entonces la gente voto por un cambio, nosotros planteamos que no íbamos a mantener la política de privatizaciones y es lo que estamos haciendo y vamos a fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad y a Pemex porque son dos empresas públicas importantísimas para el desarrollo económico de México. Es legal y legítima la controversia pero nosotros vamos a defender lo que sea justo", afirmó.



Con información de La Política Online.

Entradas recientes

Presentado por:

© 2030 Brújula Política se reserva todos los derechos de autor.

® Brújula Política es una marca registrada.