• Editorial

Dos Bocas reducirá producción a 100 mil barriles para sobrevivir a catástrofe petrolera.


Marzo se enmarcó en una tormenta catastrófica para los mercados del mundo. El petrolero, principalmente, padece el desplome de los precios del crudo y de estos efectos no escapa Dos Bocas, cuya rentabilidad es puesta en duda ahora más que nunca, a menos que se repiense como una refinería mucho más pequeña a lo proyectado por Rocío Nahle, alertan desde el sector.



Entre los expertos en el mercado petrolero no cabe duda: "Este es el peor momento para pensar en una refinería". Los números simplemente no ayudan en las cuentas. Desde el arranque del año hasta finales de marzo, la mezcla mexicana de crudo de exportación perdió casi 82% de su valor, pues para el último día del mes cerró en 10.37 dólares por barril. Con esos datos hay que considerar que Octavio Romero, director de Pemex, reveló que en 2019, el costo promedio ponderado por barril rondó los 14 dólares.



Aunado a eso, los futuros de la gasolina para mayo ya empiezan a mostrar un escenario bastante sombrío. Al día de hoy el galón se ubica en 55 centavos de dólar, y si se considera un tipo de cambio que ronda los 24 pesos por billete verde, resulta en un litro en 3.50 pesos.



"Este es un fenómeno bastante inusual en el mundo, en el que el barril de gasolina cuesta menos que el barril de petróleo que se hizo para producirlo. Lo que esto nos indica que el margen de refinación que se está viviendo en todo el mundo se ha invertido, son negativos, lo que impacta fuertemente la viabilidad de Dos Bocas", explicó a LPO el consultor Gonzalo Monroy.



Pero el desplome de los precios del petróleo no es la única presión que recibe la refineria que se construye en Tabasco: se suma la depreciación del peso. Para los primeros tres meses del año, la divisa mexicana mostró una caída de 26%, pues al cierre de 2019 la cotización se ubicó en 18.88 y al 31 de marzo se ubicó en 24.12 pesos por dólar. En ese lapso llegó a tener jornadas por arriba de las 25 unidades por billete verde.

Octavio Romero, director de Pemex y el presidente López Obrador



"Ese fortalecimiento del dólar está matando al mercado por sus impactos que tiene en la logística a lo largo y ancho del mundo y es un costo que vas a tener que agregarle a Dos Bocas y así, simplemente ya no jala", explica Monroy.



Ambos escenarios dificultan por tanto uno de los proyectos prioritarios de la 4T, tanto por la rentabilidad como por los costos. Pero al momento, el proyecto sigue en pie en las prioridades del gobierno por lo que, en opinión del experto, la única manera de hacerla viable es recortando costos.



"Este es el momento para que la refinería se vuelva de 120 mil barriles diarios y no de 400 mil, como se proyecta. Solo así harías tolerable la pérdida, de lo contrario es un suicidio", afirma el especialista.

Entradas recientes