• Editorial

Yeidckol acusa a Delgado de negociar un enroque con Ramírez Cuéllar por la dirigencia de Morena.


"No hay democracia si un partido se porta mal o un gobernante de un partido no actúa bien". Con esta cita del presidente López Obrador, la secretaria general de Morena comenzó una campaña en sus redes sociales para echar abaja la nueva convocatoria a renovar la dirigencia nacional marrón, cuya aparición descolocó nuevamente a tres de los cuatro aspirantes, quienes ya manifestaron su rechazo.


"Cuando hay democracia nadie puede sentirse absoluto", citó Yeidckol Polevnsky a AMLO luego de impugnar el documento ante el Tribunal Electoral. De acuerdo con el anuncio que hizo Alfonso Ramírez Cuéllar una semana atrás, el 29 de agosto -a días de que inicie el proceso electoral federal de 2021- se elegirá a la dirigencia (presidencia y secretaría general) a través del Consejo Nacional del partido.


Mediante la medición de preferencias entre cerca de 3,000 consejeros elegidos por asambleas distritales y después Congresos estatales, asegura el texto de Ramírez Cuéllar, se renovará la dirigencia. Una "encuesta interna" que, como en la ocasión pasada bajo el mando de la propia Polevnsky, generó incertidumbre entre la militancia debido al padrón de Morena, que data de 2017 y no ha sido actualizado desde entonces.


Los asesores de la lideresa marrón advierten que Ramírez Cuéllar insiste en el método de renovación por el voto de los consejeros nacionales y no en las encuestas porque probablemente use esta estructura -luego de incluso revocar nombramientos de que hizo Yeidckol en el CEN y en las dirigencias estatales- para negociar su futuro político.


Según esta versión, el líder interino de Morena habría recibido el ofrecimiento del diputado Mario Delgado para promover entre los legisladores un respaldo para que asuma la coordinación y la vicecoordinación de San Lázaro (con Tatiana Clouthier lista para irse a la campaña por Nuevo León). Esto a cambio del respaldo de los consejeros nacionales que siguen a Ramírez Cuéllar en favor de la postulación de Delgado Carrillo a la dirigencia de Morena.


Yeidckol sabe que si se usa a las encuestas abiertas para la renovación de la dirigencia como sentenció el Tribunal Electoral ("un método democrático amplio", como lo definió Ricardo Monreal), se pierde la influencia de los votos en el Consejo Nacional de Morena y el poder de decidir el futuro de la presidencia y la secretaría del partido más importante de la 4T. Desde la distancia, acusada de corrupción por su propio partido, la lideresa anticipa el enroque, mientras se ve más cerca de Bertha Elena Luján que de López Obrador (aunque lo cite).



Con información de La Política Online.

18 vistas

Presentado por:

© 2030 Brújula Política se reserva todos los derechos de autor.

® Brújula Política es una marca registrada.