Crisis en el partido de Elba Esther, su yerno quiere todo el poder.


Redes Sociales Progresistas, el partido político que está construyendo Elba Esther Gordillo atraviesa una semana de turbulencias. El motivo del conflicto es que el yerno de la "maestra", José Fernando González Sánchez ha comenzado a manifestar su interés por controlar la nueva formación que llegaría en condiciones de competir en 2021. El yerno se enfrenta de este modo a dos jugadores clave como el empresario regio Luis Carlos Urzúa y el operador Ivan Peña. Este binomio ya daba por descontado que ubicaría al nuevo titular de RSP. El escenario tiene además la complejidad de que el costado magisterial también quiere la presidencia y para la misma están promoviendo a Rafaél Ochoa Guzmán. Nadie lo confirmará en voz alta, pero este es el candidato que más querrían en Palacio Nacional. Ochoa Guzmán renunció al PRI cuando Gordillo se enfrentó a Roberto Madrazo. Acompañó a su jefa en la creación del Panal y esta le reconoció su lealtad primero designándolo candidato al Senado y luego con la poderosa dirigencia del del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). El año pasado Gordillo le encargó la operación a favor de Morena en cuatro estados. De ese modo Ochoa se acercó al círculo primario de Andrés Manuel López Obrador, concretamente a su hijo Andrés López Beltran y a Gabriel García. Nexos que no generaron los demás involucrados en la campaña como Nader, el yerno González o el nieto René Fujiwara. Para Gordillo la definición es una encrucijada. Oscila entre el preferido de la 4T, su familiar, su prinicpal sponsor que vendría a ser Urzúa y el cerebro organizacional que es Nader.


3 vistas

Presentado por:

© 2030 Brújula Política se reserva todos los derechos de autor.

® Brújula Política es una marca registrada.