2 de Octube no se olvida.


Hoy se cumplen 51 años de aquel otoño de 1968 que cambió radicalmente la historia de México, dejó cicatrices imborrables en la memoria colectiva de los jóvenes y despertamos a el monstruo de la impunidad ante el poder absoluto del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Para comprender el contexto político y social del momento tenemos que remontarnos al verano del 68 donde alumnos de la escuela preparatoria de la UNAM y alumnos de la preparatoria del IPN, tras una riña, fueron reprimidos violentamente por la autoridad violando la autonomía universitaria.

La comunidad estudiantil conformó un consejo de huelga para exigir justicia sobre la violencia desmedida ejercida sobre los jóvenes, las protestas duraron más de dos meses y se sumó a ellas el rector Javier Barros Sierra, con lo que los jóvenes no contaban, era que estaban en puerta el evento político y deportivo más importante para el presiente Díaz Ordaz: Los Juegos Olímpicos.

El 2 de octubre en un mitin celebrado en la plaza de las Tres Culturas ubicada en Tlatelolco los estudiantes vieron un par de bengalas volar por el aire sin saber que sería esa la instrucción para abrir fuego contra ellos.

El ejército mexicano, infiltrado en el mitin, comenzaron a disparar sin objetivo alguno provocando el caos y la muerte de un sinnúmero de jóvenes. Ellos se identificaban con un guante blanco en sus manos y con una miseria de dignidad ante las órdenes presidenciales detuvieron a miles de jóvenes, muchos desaparecieron, otros murieron, otros fueron encarcelados y liberados tiempos después.

Sobran palabras para describir lo atroz y la capacidad de la maldad humana que puede existir cuando de mantener el poder se trata.

Han pasado ya 51 años y aún no existe un número oficial de victimas, hay jóvenes que no volvieron jamás a sus casas y otros que pasaron años en prisión.

Por la justicia y libertad, 2 de Octube no se olvida.


2 vistas

Presentado por:

© 2030 Brújula Política se reserva todos los derechos de autor.

® Brújula Política es una marca registrada.