Presentado por:

© 2030 Brújula Política se reserva todos los derechos de autor.

® Brújula Política es una marca registrada. 

Yo siempre pensé que Castro estaba mal


Yo, como muchos de mi generación, hemos asumido posturas políticas de centro con tendencias ideológicas mas tenues hacia la izquierda o la derecha. Es el caso que la mayoría de mis generacionales asumió posturas de centro izquierda, como suele suceder a ultimas épocas en quienes aún alcanzamos a llamarnos millenials.

Por mi parte, muy al estilo sui generis de mi propia personalidad y convicciones políticas me incliné por la centro-derecha, un tanto conservador en algunos temas, un tanto liberal en otros mas. Motivo por el que usualmente nunca estoy de acuerdo con nadie, por lo menos de mi generación.

Siempre vi como como muchos defendían ideológicamente regímenes como los de Cuba y Venezuela, que ciertamente son, fueron, y serán Estados represores. Luego veo que clamaban en Lula da Silva, el nuevo mesías del socialismo latinoamericano. Hasta cínicamente sonreí cuando se supo que prácticamente se había robado todo Petrobras. Estoy seguro que si hubieran nacido unos cuantos años antes hasta a Pinochet le aplaudían.

No veo mal que defiendan sus ideologías, tengan sentido o no. Al contrario, de ese tipo de reflexiones nos nutrimos como sociedad. Lo que veo como problema es que por un lado se engrandezca a quien se valga de asesinatos y la fuerza pública para mantener el control político y social de su nación, y por otro lado acusemos de alcohólico a quien en uso de la fuerza pública trato de darnos una aparente paz social.

Fidel Castro, iba a durar un año en el poder hasta que la situación social se restableciera y su pueblo pudiera gobernarse por sí mismo. Nunca confió en su pueblo. Su gobierno duró 50 años y su legado perdura en manos de su hermano y su grupo político. De hecho, las libertades civiles fueron más restringidas que con Batista.

Yo de niño siempre sospeché que algo andaba mal en Cuba cuando veía en las noticias a la gente escapando en balsas. Algunos llegaban a Miami, unos menos afortunados llegaron a nuestro país y otros con mala fortuna perecían en el mar.

Eran otros tiempos, Salinas era Presidente de la República, la economía estaba en auge y ni siquiera teníamos idea de que el fobaproa iba a existir. No nos fue tan mal, en Cuba se eliminó la propiedad privada y todo paso a ser parte del gobierno. Fidel, se convirtió de un pobre revolucionario, a un pobre comunista. Era pobre porque el no tenía nada, pero todo era del gobierno. Incluso los Rolex, las mansiones y las tierras.

Recuerdo también cuando Castro dijo que el defendería la soberanía cubana, sobre cualquier poder y nación del mundo. Que no permitiría que el imperio (EUA), se entrometiera en sus asuntos. Después de eso se alió con la Unión Soviética y llenó de misiles la isla.

Mis amigos antiimperialistas presumen que durante el gobierno de Fidel, el nivel de vida de la sociedad cubana se incrementó accediendo a sistemas de salud y educación de primer mundo. Poca gente se dio cuenta porque segrego a sus connacionales de las zonas turísticas y les prohibió dejar el país.

Después, Castro consideró buena idea impulsar regímenes comunistas en Nicaragua, Venezuela y Bolivia. Sistemas similares al implementado por él. Bajo la premisa de revolución y luego elecciones, se establecieron los últimos resquicios del socialismo latinoamericano.

Nicolás Maduro, dijo que Castro era un prócer de la democracia. Algo debe haber sabido él, que el resto del mundo ignoramos. Quizá también está mal. Como Fidel Castro, lo estuvo por tanto tiempo.

Puede ser que en realidad nunca me diera cuenta de la verdadera historia cubana. Solo conozco lo poco que leí al respecto y algunos comunicados de la prensa internacional. Tal vez si Castro, hubiera restablecido la libertad de prensa, o los diarios pertenecientes al régimen hubieran hecho mejor su trabajo.

Quiero creer que Ernesto Guevara, hubiera hablado bien de él y de su régimen. Ojalá no lo hubiera traicionado. A lo mejor hasta le hubiera dado la confianza en su pueblo para gobernarse por sí mismo.

En fin, yo siempre pensé que Castro estaba mal.


13 vistas